39695

Anuncios

7 pensamientos en “Fotografía 12

  1. Luz Daniela IES Número 5

    Me llamo Isabel y esta es mi historia. Tengo siete años. Me quedé huérfana nada más cumplir seis años a causa de un bombardeo. Ahora estoy sola y, para sobrevivir, trabajo en las montañas cuidando cabras. Es muy duro, pero necesito ganar dinero para tener unas condiciones de vida mejores. A veces tengo miedo de seguir adelante, pero, a pesar de todo, no me siento mal trabajando en las montañas en compañía de animales que te calientan cuando duermes con ellos como si fueras uno más del rebaño.
    Rezo todos los días para que el futuro sea mejor y haya mejores condiciones de vida para las personas que no pueden huir de su país.

    Me gusta

    Responder
  2. Aitana Murillo Martínez IES RIO NORA 3ºA

    Iban a bombardear nuestra casa. Mi madre gritaba avisando a todo el mundo que se refugiaran mientras resguardábamos a los animales en la cuadra. Yo me encargaba de la cabra Paca, mi favorita. La había refugiado a salvo cuando me di cuenta de que faltaba el carnero recién nacido. Mi madre me tiraba del brazo diciéndome que me diera prisa y fuera a refugiarme. Entonces fue cuando lo vi, solo, en medio del prado.
    Los aviones ya casi alcanzaban nuestra casa. Yo, sin pensarlo, solté a mi madre y corrí a por él. Mi madre gritaba, yo tenía miedo, pero más miedo tenía de que le pasara algo a mi pobre carnero, pues yo lo había estado cuidando. Rápidamente llegué hasta él y lo agarré con fuerza entre mis brazos. Di media vuelta y regresé con mi madre, que me llevó al refugio. Ya estábamos a salvo.
    Durante el tiempo que estuvimos refugiados, pesaba en un nombre para él. Decidí llamarlo “Miedo”, pues fue lo que sentí en todo momento.

    Me gusta

    Responder
  3. Salud Jiménez 1º ESO, IES "Río Nora"

    La vida era dura en aquella época, pero mi padre siempre decía que nosotros, los niños, debíamos estar siempre felices y que los problemas solo existían para los mayores y no tenían que afectarnos. Sin embargo eso no era cierto, porque yo cada mañana me levantaba y preparaba mi caballo e iba por las tierras cuidando del ganado y atendiéndolo. A pesar de que hacía frío y era mucho trabajo, yo siempre estaba contenta porque me encantaba ir por las tierras a caballo y atender el ganado, aquella era mi pasión, y era lo que desde pequeña había hecho.

    Me gusta

    Responder
  4. Pablo Sánchez Fonseca 3°C

    Mirad, yo era el chico de la izquierda de la foto, tenía unos ocho años; la niña que está a mi lado es mi hermana María, que tenía seis. Llevabamos una vida muy dura: nuestro padre había muerto en la mina cuando yo era muy pequeño, mi hermana todavía no había nacido, le faltaba muy poco para ello, pero eso no fue todo.
    Hace unos dos años aproximadamente nuestra madre se puso muy enferma del corazón, no podía trabajar y ahora sigue sin poder. Ella nos tuvo que sacar de la escuela para que mi hermana y yo nos pusiéramos a trabajar e intentar traer algo de dinero y comida a casa.
    Recuerdo el primer día de trabajo, nosotros estábamos muy asustados, mi hermana lloraba porque aquello era todo muy desconocido para nosotros. Había muchos niños a los que no conocíamos de nada, todos éramos niños y niñas entre cinco y doce años, nos pagaban poco pero nos servía a todos por poco que fuese.
    A medida que pasaban los meses todos nos conocíamos y llegamos a ser amigos.
    Y… Bueno, no os quiero aburrir… En definitiva, en esta foto estamos todos como una gran familia.

    Me gusta

    Responder
  5. Aglaé Tolivia González 3ºC

    Me llamo Rita, tengo ocho años y esta es mi historia:
    Después de la guerra, solo quedamos mi madre y mis dos hermanos, el mayor, que se llama Joaquín y el pequeño, Alfonso. La guerra había acabado con mi padre cuando combatía.
    Era una vida difícil, eramos pobres y todos teníamos que colaborar para seguir adelante. Mi hermano mayor buscaba trabajo, bajaba siempre al pueblo en un caballo que era de mi padre; mi madre cuidaba de mi hermano pequeño y hacía algunas labores de la casa.
    Yo ayudaba todo lo que podía, todas las mañanas ordeñaba a nuestra cabra Manola, tenía un cabritillo que me hacía compañía, siempre lo cuidaba y no me separaba de él.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  6. María González Gancedo IES RIO NORA 3ºA

    Y entonces todo lo malo había pasado: me quedé huérfana, con mis dos pequeños hermanos. Hasta hace unas semanas no entendía nada, no entendía por qué mis padres no aparecían. Pero llegó el día, el día en el que me lo confesaron. Fueron fusilados por los llamados “malos de la película”, una película que acaba de empezar. Empieza con mal pie, pero no permitiré que acabe mal. Lo juro.

    Éstas son Peki y Puka, mis dos cabras. Mara y Josef son mis dos hermanos. Todos ellos, juntos, son lo único bueno que me queda. Significan mucho para mí. Seré la futura ‘madre’ de ellos, no les pasará nada. Lo juro.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Escribe tu texto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s