18080

Anuncios

4 pensamientos en “Fotografía 21

  1. Paloma García Medina, 3º ESO, IES Isla de la Deva

    Mamá llevaba varios meses hablando de la llegada de este día. Deseaba ansiosa marcharse del pueblo.
    Su mejor vestido y mis mejores zapatos. Mamá me sonreía y me besaba, sus manos heladas apretaban las mías y un nudo me oprimía la garganta. El sonido de la sirena le arrancó una lágrima.

    Me gusta

    Responder
  2. Sergio Monferrer Vázquez, 4ºESO, IES Isla de la Deva

    INAUGURACIÓN DEL “PRÍNCIPE DE ASTURIAS”
    En el día de ayer, el barco “Príncipe de Asturias” ha sido inaugurado por el alcalde de Gijón, don Vicente Álvarez Areces. Para ello, algunas de las familias más pudientes de la ciudad han sido llamadas para estrenarlo con un viaje de ida y vuelta desde el puerto de Gijón hasta el cabo Peñas.

    Según dice el propio alcalde: «La experiencia gustó a todo el mundo, desde a los ancianos hasta a los niños.» Aunque no todo fue un camino de rosas, nos cuenta el maquinista. Nos ha dicho que han tenido varios problemas con respecto al grupo de los más jóvenes, ya que “no paraban de incordiar”.

    Me gusta

    Responder
  3. Laura Roces García 3ªA

    Veo la olas, hace calor; aunque estoy acostumbrado, sudo.
    Nos van a tomar una fotografía a todos juntos, a mí no me gustan las fotos, pero, aun así, sonrío.
    Mamá y papá están muy contentos, dicen que volvemos a Asturias y que allí podré correr y jugar con mis primos.-¡Eso ya lo hago aquí!- digo para mis adentros, pero los veo tan contentos de volver a ese sitio al que quieren y añoran tanto que no me atrevo ni a rechistar.

    Me gusta

    Responder
  4. Andrea López, 3º de la ESO, IES Río Nora.

    Estas caras no son lo que parecen, no expresan la realidad, las realidades de estas personas. Esto no empieza aquí, sino que se retrotrae a hace unos meses. Era lunes, o eso creían recordar. No estaban seguros. Apareció un hombre de mediana edad, con traje y prendas que las personas de ese pueblo no solían llevar. Eso les sorprendió, no sabían si para bien o, tal vez, para mal. El extraño fue rápido al informar al pueblo. Rápidamente, les ordenó que al día siguiente tenían que tener sus maletas hechas y dejar sus casas libres, sin nada ni nadie. Cogerían un barco a primera hora de la mañana. Al subirse, todo eran llantos, gritos… No había marcha atrás. Les ordenaron posar para sacar una foto todo el pueblo. Se secaron las lágrimas y sonrieron como si fuesen felices al estar ahí. No lo eran. Las apariencias engañan y, en este caso, es cierto.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Escribe tu texto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s