5565

Anuncios

6 pensamientos en “Fotografía 28

  1. Marina Aramburu Valle 4ºD IES Isla de la Deva

    -Antonio.
    -¡Presente!
    -María.
    -¡Presente!
    -José.
    No obtuve respuesta.
    Los niños se miraron entre ellos, intentando cruzarse con la mirada de su compañero. Comenzaron a hablar, casi susurrando.
    Fue cuando entró por la puerta arrastrándose. Gritó. Pidió ayuda.
    Tenía el pantalón manchado de sangre, y cuando me pude acercar, vi una herida de bala.
    Todos los pequeños se callaron, traumatizados, comenzaron a llorar y alguno, incluso se desmayó. ¿Cómo les explicaría yo que la guerra había estallado?

    Me gusta

    Responder
  2. Luis Álvarez 3ºB IES Isla de la Deva

    El viernes, la profesora Doña Herminia, nos dijo que nos metiésemos debajo de las mesas cuando escuchásemos el ruido de los aviones. Yo le hacía caso ya que ahora Doña Herminia era como mi madre, porque mamá había muerto en un bombardeo hacía unas semanas, y a papá le dispararon cuando estaba luchando en el frente. Ahora yo y otros niños sin familia vivimos con ella en la escuela y nos cuida como a sus hijos, pero me da pena porque creo que lo hace porque sus dos hijos y su marido murieron en un bombardeo.

    Me gusta

    Responder
  3. Clara Pérez González y Paloma García Medina, 3º ESO, IES Isla de la Deva

    Niños olvidados, estanterías vacías, pupitres desgastados. Padres preocupados, alumnos asustados, sueños abandonados. Cielos oscuros, edificios derruidos, calles con escombros. Bombardeos a lo lejos, estruendos en el cielo, la guerra acecha.

    Me gusta

    Responder
  4. Elena Revuelta 4ºC IES Isla de la Deva

    Agustín había robado la botella de leche de la profesora. ¿A quién se le ocurre? Ya le dijimos que no lo hiciera, pero es un chulo, quiere que los cuatro tontos de clase le aplaudan. -¡Agustín, deja de murmurar, a caso has sido tú? – N…o no maestra- Dije. Será incompetente la vieja esta, yo no, ¡el de mi derecha! ¿Pero acaso no le ves que está temblando? ¡Si se va a mear encima! Pues nada, antes de salir a pastar al rebaño tengo que venir con estos gallitos a este antro a limpiar el polvo de los pupitres, en vaya líos nos mete Agustín. Bueno, tampoco podíamos chivarnos, porque su padre duerme con la profe, y ahí hay amistad seguro. Favoritismos….

    Me gusta

    Responder
  5. Nora Martín 3ºB IES Isla de la Deva

    Mamá me ha dicho muchas veces que la guerra cambia a las personas. Yo la veía en casa, siempre estaba como ida. Siempre con la mirada perdida en el horizonte. Y aunque lo intenté, nunca pude hacer nada para remediarlo. Perdimos a papá casi en el principio de la guerra, y como obviamente no había vuelta atrás, mamá cayó en una profunda depresión. Duele mucho saber que has perdido a tu madre, más aún cuando la tienes delante de ti todos los días. Pero ella ya no sabe quién eres, no sabe qué haces allí, ni siquiera te escucha cuando le hablas. Y cuando hablo de esto me acuerdo del que fue el peor día de mi vida. Llegué a casa de la escuela, como de costumbre, me acerqué a ella y le di un beso en la mejilla. Se puso a llorar, y sorprendentemente se levantó de la silla que ella misma había colocado delante de la puerta para esperar a que papá volviera. Abrió la puerta de casa y empezó a correr. Me gritaba que volvería, y entre bombardeos y estallidos desapareció. No volvió, pero si es verdad que la encontré… En mi escuela, en mi clase, en mi pupitre… Con una carta en la mano que decía que iba a buscar a papá…

    Me gusta

    Responder
  6. Andrea Avello 3ºC IES Río Nora

    Miedo. Es lo único que siento. Tras la bomba que destruyó la antigua escuela, me aterra regresar. Algunos de mis compañeros ya no están aquí… una bomba los mató. A veces pienso que no tiene sentido nacer si nos vamos a morir tan pronto.

    Son tiempos difíciles. Vivo con mi madre, mi padre se fue a la guerra hace algo más de tres meses. No sabemos cuándo regresará, aunque a veces pienso que no lo hará. Mi amiga María decía que no estuviera triste que muy pronto volvería. Ella siempre me sacaba una sonrisa. Una día me dijo que si algún día no estaba a mi lado la recordase con una sonrisa, por muy triste que estuviera. Ahora es el único motivo por el que sonrío. María ya no está junto a mí. La suya fue una de las vidas que la bomba se llevó… Por eso no quiero volver a la escuela. Ya nada será lo mismo sin ella.

    Me gusta

    Responder

Escribe tu texto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s